La realidad es una buena amiga mía que me da oportunidades. O cómo un paciente te trastoca y te obsesiona con una pregunta.

Oooohh adoro estos momentos. Son una especie de momentos “eureka” con lucecitas de satisfacción y regocijo interno, mezclados con ansía de querer compartirlo con los demás y en los que aumenta la propia valoración de uno mismo (Claaaro… ahora lo entiendo todo…) Esta vez fueron una consecución de momentos de estos con lucecitas y chispasContinue reading “La realidad es una buena amiga mía que me da oportunidades. O cómo un paciente te trastoca y te obsesiona con una pregunta.”